Epicondilitis o codo de tenista.

26 de junio de 2018

Bienvenidos al blog de TRACK, hoy vamos a hablar sobre la epicondilitis o también conocida como “codo de tenista”. Os explicaremos en qué consiste ésta lesión, cuales son los síntomas más frecuentes, qué lo provoca y unas sencillas pautas para poner fin al problema.

La epicondilitis se caracteriza por la desorganización de los tejidos que forman los músculos extensores del antebrazo que se originan en el epicóndilo (parte externa del codo). Estos músculos tienen como función la extensión y la supinación del antebrazo así como de la muñeca y el codo.

Sintomatología:

Para saber si padeces epicondilitis presta atención a los siguientes síntomas:

  • Dolor en la parte externa del codo, pudiendo llegar al antebrazo.
  • Dolor en un apretón de manos.
  • Dolor al mover los dedos.
  • Inflamación y/o sensibilidad en la parte externa del codo.
  • Dolor al girar la muñeca, por ejemplo al abrir una puerta.

Si tienes 3 o más de los síntomas anteriormente mencionados, probablemente estés padeciendo una epicondilitis, pero no te preocupes, tiene solución.

Causas:

Para profundizar un poco más en esta lesión, a continuación, te contamos por qué causas has podido crear una epicondilitis en tu codo:

  • Desequilibrio muscular entre los músculos flexores y extensores de la muñeca.
  • Actividades deportivas o laborales repetitivas.
  • Disfunciones vertebrales y/o viscerales (dándose estos en los casos más complicados).

Tratamiento:

Dado que la epicondilitis, o codo de tenista, es una lesión muy común producida en su gran mayoría por la debilidad muscular existente en la cadena anterior y posterior del brazo y el antebrazo, a continuación se detallan algunos ejercicios y recomendaciones sencillas para llevar a cabo en casa:

Ejercicio 1: Abrir y cerrar el puño (3 series de 5 repeticiones aguantando 5 segundos con la mano abierta y 5 segundos con la mano cerrada).

Ejercicio 2: Movilización en flexión y extensión de muñecas (3 series de 10 repeticiones con los dedos abiertos).

Ejercicio 3: Realizar el movimiento de flexión y extensión de la muñeca con la resistencia de una goma. Primero con la palma hacia arriba, después con la palma hacia abajo. Realizaremos 2 series de cada ejercicio de 10 repeticiones.

Ejercicio 4: Estiramiento de la parte anterior del brazo. Desde la palma de la mano hasta el pectoral. Los estiramientos los realizaremos 3 veces manteniendo el estiramiento 20-30 segundos.

Si al final de la sesión persiste la molestia en la zona afectada, se procederá a la aplicación de frío local (hielo 15-20 minutos), pudiendo realizarse esta aplicación hasta 4 veces durante el día.

Esperamos que este post os haya sido útil. Si crees que puedes padecer esta lesión no dudes en acudir a nuestro centro. Los profesionales de TRACK>> te ayudaremos a recuperar por completo la funcionalidad del brazo.

 

Fabian Peralta Rodríguez

Graduado en INEF y en Fisioterapia

Núm. colegiado 13263