¿De verdad existen productos light?

26 de junio de 2018

Mucha gente compra productos ‘light’ sin ser conscientes de que elección están haciendo. En este blog pretendo explicar qué pasa con los productos ‘light’, cómo se hacen, cómo mantienen su sabor, qué parte hay de verdad y qué parte hay de mentira, y también hacer un ejercicio de campo que todo el mundo debería hacer.

Empezaremos por observar las etiquetas de determinados productos: un yogur, una bebida con L-Casei, queso de Burgos, leche y patatas ‘chips’. Veremos el producto ENTERO y el mismo producto LIGHT.

Una de las pocas oportunidades de hacer una buena elección es que la información nutricional de cada producto tiene que estar, por ley, en una zona visible y explicar detalladamente la composición del producto. Con lo cual, vamos a darle la vuelta a los productos:

Diferencias del yogur (por cada 100 g):

– 3,4 g menos de grasas, en general

– 2,1 g menos de grasas saturadas, en concreto

– 1,1 g más de carbohidratos o, lo que es lo mismo, azúcares

Diferencias de la bebida con L-Casei (por cada 100 g):

– 2,2 g menos de grasas, en general

– 1,4 g menos de grasas saturadas, en concreto

– 8 g menos de carbohidratos o, lo que es lo mismo, azúcares

Diferencias del queso de Burgos (por cada 100 g):

– 13,5 g menos de grasas, en general

– 9,6 g menos de grasas saturadas, en concreto

– 0,5 g más de carbohidratos o, lo que es lo mismo, azúcares

Diferencias de la leche (por cada 100 g):

– 3,35 g menos de grasas, en general

– 2,23 g menos de grasas saturadas, en concreto

– 0,1 g más de carbohidratos o, lo que es lo mismo, azúcares

Diferencias de las patatas ‘chips’ (por cada 100 g):

– 9,8 g menos de grasas, en general

– 2,1 g menos de grasas saturadas, en concreto

– 13,9 g más de carbohidratos, no en forma de azúcar.

 

Conclusiones:

  1. La diferencia del producto entero al ‘light’ es mínima.
  2. Se eliminan grasas para añadir carbohidratos, muchas veces en forma de azúcar.

A partir de aquí me pregunto: ¿por qué le quitan grasa a los productos? ¿No se trata de seguir una dieta equilibrada? Si es así, ¿Por qué prácticamente todo lo que comemos son carbohidratos?

En referencia a la primera pregunta, seguramente, para vender más productos ya que las grasas tienen mala fama. Por un lado, la gente cree que su sobrepeso es grasa ya que se guían por lo que les dicen los anuncios y/o por consejo de algún facultativo. Realmente la grasa que llevan los alimentos en general es muy poca. Y, por otro lado, los alimentos que llevan mucha grasa ya prácticamente ni los comemos: ‘bacon’, mantequilla, manteca de cerdo, etc.

No obstante, las necesidades del organismo en cuanto a grasas se refiere son las mismas o incluso han aumentado en los últimos años. Por ejemplo, cada vez utilizamos más la cabeza y menos el cuerpo, la masa encefálica y los nervios que se encargan de transmitir el estímulo eléctrico utilizan grasa y funcionan mejor si están bien lubricados.

Por si no lo sabíais, el cuerpo usa la grasa para fines muy importantes como:

– Proteger y dar consistencia a los órganos más importantes del cuerpo

– Formar la membrana (o piel) de cada una de las células del cuerpo

– Regular las hormonas

– Movilizar algunas de las vitaminas más importantes del cuerpo como son la A, D, E y K. Esto significa que aunque tengamos buenos niveles de estas vitaminas en sangre, sino tenemos grasas para reconducirlas y distribuirlas por el cuerpo, no las podremos usar.

 

Sin embargo, los azúcares o los carbohidratos (CH) no nos aportan nada salvo energía para consumir y teniendo en cuenta que actualmente el sedentarismo es el factor más importante en problemas de salud, no tiene sentido que se eliminen lípidos para añadir CH.

 

¿Dónde encontramos los CH?

– En todas las pastas, arroz, pan y, si éste es integral, más todavía

– En las legumbres, las cuales suelen llevar entre un 5 y 20 % de proteína vegetal

– En las frutas, las hortalizas, las verduras y las hojas como por ejemplo brotes, lechuga, etc.

– En los cereales, la cerveza y las bebidas alcohólicas en general

 

Y después de toda la explicación y para los que están preocupados por el colesterol, os dejo un vídeo que os ayudará a entender la famosa frase de….“Es que si tomo grasas, aún me subirá más el colesterol… y no quiero”. Se sabe desde hace 40 años que… https://www.youtube.com/watch?v=KCz4mPaYuxk&t=1s