¡Consigue el cuerpo que siempre has soñado!

1 de junio de 2018

Frase que se dice más de lo que se cumple. Se suele usar como frase de motivación pero al abarcar algo tan grande, muchas veces queda en el olvido. Pues bien, os voy a decir que es posible. Eso sí, es imposible sin ayuda. Se necesita de alguien que vele por tus objetivos y que sea un experto para que pueda ser un buen guía.

Hay tantas filosofías, gurús, dietas… que hasta para los profesionales es difícil descifrar que tendencias son correctas y cuáles no. La cantidad de información es tal a nivel nutricional y de entrenamiento que es imposible acertar o hacer caso a todos los aspectos a la vez. Además, muchas veces toda esta información que nos llega es puro marketing, la mayor parte del cual engañoso o falso. ¿Dirías que la soja es cancerígena? Lo es. ¿Piensas que el Danacol te baja el colesterol? Estás equivocado.

 

¿Cómo conseguir tus objetivos?

Dos claves fundamentales: la fortaleza mental y el tratamiento integral.

FORTALEZA MENTAL

Antes que nada hay que hacer un acto reflexión y pensar y ser consciente de lo que esto implica. Evidentemente no será un cambio de hoy para mañana, ni será fácil como prometen algunos, al contrario, es un camino largo, difícil, con altos y bajos pero que a la larga y cuando se consigue, sabe mejor.

TRATAMIENTO INTEGRAL

Entendemos por tratamiento integral la conjunción de disciplinas que se juntan para resolver un problema. El hecho de cambiar tu cuerpo implica varias disciplinas todas ellas igual de importantes. Las principales son la nutrición, el entrenamiento, la fisioterapia y el asesoramiento en salut, no la medicina.

En condiciones normales serían suficientes la nutrición, el entrenamiento y la fisioterapia pero si en el proceso hay un estancamiento o los cambios aportados no funcionan significa que algo no va del todo bien. Ése es el momento donde el asesoramiento en salud entra en juego. No debemos confundirlo con la medicina convencional, la cual se dedica a la cura del síntoma y no a la causa del problema. Es importante saber que si queremos progresar hay que erradicar el problema.

Un ejemplo es lo que pasa muchas veces con el entrenamiento ya que al haber lesiones, sobrecargas, dolores o molestias, éstas deben ser tratadas por un fisioterapeuta y siempre será más eficaz que parar o probar con parches que no acaban de solucionar el problema.

No estoy diciendo nada nuevo ni raro. Así funcionan todos los profesionales del deporte ya sean equipos o individuales y todos disfrutan de un elenco de expertos que los llevan por el buen camino. Ellos, los deportistas de élite, sólo confían y aplican. Son ejemplo en cuanto a metodología de trabajo no en cuanto a volumen ni intensidades. Así, para la gente de a pie y con unos objetivos que priorizan la salud, el deporte de élite no es para nada un ejemplo a seguir.

La misión principal de los profesionales que nos dedicamos a esta disciplina debería ser conseguir los objetivos siempre basándonos en la salud, de manera que no comprometamos el funcionamiento de nuestro organismo. No vamos a arreglar una cosa si así afectamos a otra. Estar bien por dentro se refleja por fuera y debería ser lo normal. Tened en cuenta que estos cambios son para siempre y las adaptaciones deben perdurar en el tiempo y no volver a los hábitos de siempre porque ahí reside el fracaso.

Así que,  ¡te animo a dar el primer paso para el cambio! ¡Contáctanos!